lunes, 4 de enero de 2016

LA BELLEZA COMO REFUGIO


Estas imágenes que muestro vienen a colación del artículo de Rosa Montero en El País  "Aviso a navegantes", del 3 de Enero,  donde recojo que la belleza y el arte nos salvan, o por lo menos nos ayudan a sobrevivir a experiencias extremas, como la del  libro que acaba de leer Instrumental: memorias de música, medicina y locura, de James Rhodes (Blackie Books)  que cuenta la historia de Rhodes un pianista concertista de 40 años que de pequeño sufrió la violación durante varios años de su profesor de boxeo y, de  como su vida posterior se convulsionó hasta extremos de locura, como consecuencia de esa terrible desgracia. A pesar de tanto sufrimiento, logro sobrevivir con la ayuda de su música.
Y estas imágenes decía, del reconocido fotógrafo  Australiano, David Lazar
que también es compositor y profesor de música y que descubrí no hace mucho, nos muestran, a mi juicio,  esa belleza  necesaria: donde ponerse a salvo para sobrevivir al dolor y a la pena.  Y no solamente al artista, realmente cautivado por la belleza, sino también al observador, dejándose impregnar por la serenidad y pureza que trasmiten esas imágenes. 
Elena Larruy







Los juegos, la sonrisa: la mirada y el disparo de un cazador de instantes irrepetibles
  



Manos y brazos  poderosos sosteniendo vidas




La belleza de una mirada: patrimonio de la humanidad



El lenguaje universal de la inocencia



El mapa de los caminos recorridos



Rostros inmaculados, portadores de paz



Las máscaras que nada ocultan: de momento




Limpias de impurezas




Cabellera para  trenzar o ser trepada




Serenidad y armonía





Dos bellezas: el autor y su modelo





   Nata y Chocolate




Ternura





La mirada: otra paisaje 





 Por aquí ya ha pasado el dolor




La alegría contagiosa  de los niños, todavía virgen 




Armonía, paz




 Mirando los caminos del mañana




Un lugar donde refugiarse




El Autor DAVID LAZAR

2 comentarios:

Paquito D.D. dijo...

No hay más bello y natural, dejar fluir la naturaleza, tal como es tal como nació, déjala correr, como río manso, que busca el abrazo en el ancho mar, así debes de guardar tan entrañable querencia, porque así te lo exige ella, ama, ámala, nunca desesperes, el agua siempre está ahí, para que tu la bebas.

Elena Larruy dijo...

Nosotros también somos ríos buscando abrazos... Gracias por el tuyo Paquito, en forma de amables palabras y tambiem gracias por visitar mi Blog. Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...