domingo, 31 de diciembre de 2023

LA HORA DE LA MENTIRA



          Recojo de Karmelo Bizcarra estas palabras recordando a los antiguos: que haya verdad en el pensar, belleza en el sentir,  bondad en el hacer,  y añadía: La bondad es una cualidad que pongo en acción cuando ayudo a los demás, pero siempre sin olvidarme de mi, es importante que guarde parte de esa bondad en el trato conmigo mismo. 

    Estos días de Navidad donde la música que suena y casi todo lo que vemos brillar es más mentira que otra cosa, me aplico este principio de bondad, aunque me cueste un esfuerzo, porque estoy con la belleza y la verdad. No se me ocurre otra mejor manera de continuar.  


LOS ADIOSES

Ya no escribes a lo que perdiste

lo que es o pudo haber sido
es a tu piel lo que la escarcha
al pétalo de una flor
una refrescante y caprichosa gota de rocío
que se posa sobre tu recuerdo
sin peso suficiente como para quebrarlo
con la terca insistencia de lo efímero

está asumido

nada de lo que fue
o pudo haber sido
será

ahora escribes
a lo que el tiempo te arrebatará seguro
escribes con el único fin
de anticiparte a las pérdidas que te aguardan

porque la vida es eso
llegar preparado a cada despedida.

Itziar Mínguez Arnáiz
(Fragmento del poema Los Adioses)


Detrás de cada despedida hay un nuevo comienzo. Hay mucha gente muriendo cada día en las consultas médicas, en los despachos de abogados, en las mesas navideñas, en los balcones suicidas, que no lo saben.  Pongamos luz y bondad en ellos, porque un nuevo año comienza cada día.


miércoles, 27 de diciembre de 2023

MI VIDA EN UN TERRÓN DE AZUCAR

 



Estos primeros días de mi separación tengo cerca muchas manos tendidas y brazos abiertos de gente amiga. Corazones sensibles a quienes agradezco infinito el apoyo que me están dando. Familia y amigos que han sabido ponerse en mi lugar. Os quiero a todos y os necesito en estos momentos que siento que mi vida, la que siempre he tenido, se deshace como un terrón de azúcar.

Mis ojos están empañados como los cristales de la casa de mis padres cuando íbamos en Navidad con nuestros hijos pequeños. Ellos siempre nos recibían de la manera más generosa que pueda uno imaginar. Todo les parecía poco para nosotros. Mi madre preparaba ricas comidas y caldos deliciosos que dejaban los cristales entelados, como están mis ojos ahora. Escribo desde esa humedad del cristal. Fuera hace frío y  en estos momentos no veo más que oscuridad. 

Los padres no deberían morir nunca. Es lo más auténtico, incondicional y amoroso  que ha pasado por nuestras vidas. Cuando más los necesitamos y más capacitados estamos para decirles lo que los queremos, ya no están. Ya no hay un número de teléfono donde llamar a la  madre y decirle: mamá me he separado,  y escuchar su voz diciendo: ¡no te preocupes hija, vente a casa, nosotros cuidaremos de ti!.

Hoy soy como la niña huérfana que no encuentra lugar de acogida para su tristeza.  Pero sé que pasará, no sin dejar huella; pasará y lo contaré sin pudor y sin vergüenza como cuento todo lo mío.  Hay demasiado silencio sobre lo que nos preocupa y atormenta. Silencios atronadores creando tumores y perforando entrañas que enferman los cuerpos. Yo no voy a morir de silencios. 

Pero sí me puede la tristeza de estos días, todo está muy reciente. Me consuela encontraros en esos cruces de caminos humanos, donde todos transitamos, y os paráis a mirarme con cariño y comprensión, y me dejáis en el oído palabras bonitas que recibo con agrado. Frases como tiritas que taponan las heridas y el dolor que siento en estos momentos.  

Cuando asumes lo poco importante que eres para el resto del mundo, el alma se deshace de su ropero y empieza a ser ella misma. Voy a emprender un viaje nuevo con ese equipaje ligero.  

Me siento muy cerca de todos vosotros estos días. Me escribís y me abrazáis por WhatsApp y me mandáis besos desde la distancia más remota. Todos me contáis algo sobre este hecho , de diferente manera. Me consoláis y me decís que me queréis, que me admiráis, no importa si son verdades a medias, o mentiras de consuelo, lo acepto todo de corazón, porque conozco los vuestros, a veces tan necesitados como está el mío ahora. Cada día de nuestra existencia todos sufrimos de muchas maneras alguna perdida o rotura por donde sangramos. 

Yo también siento vuestro dolor.  Vuestras tristezas y vuestros duelos son también los míos. Las personas que más se acuerdan de nosotros cuando estamos necesitados de cariño, son las que más nos necesitan.

Me despido de vosotros, con un Hasta Pronto.  Cuando alivie mi dolor, me ocuparé del vuestro, si me dejáis.

Gracias a todos los que me habéis escuchado, aunque algunos no hayáis podido articular  apenas palabras. Os quiero a todos. 

Elena

sábado, 16 de diciembre de 2023

LOS PENSAMIENTOS DE NAVAL RAVIKANT


Naval Ravikant


Tu verdadero currículum, el que de verdad te ha formado y ha hecho de ti lo que hoy realmente eres, no son los méritos académicos ni las medallas que ganaste a la carrera, ni los éxitos obtenidos compitiendo con los adversarios. El auténtico héroe está hecho de caídas, y de fracasos, de noches sin dormir, de precipicios por donde caíste, de humillaciones y de desprecios,  de decepciones y de llanto. Tu verdadero currículum no es más que un catálogo de todo tu sufrimiento. Lo llevas grabado en el rosto. Ahí está la verdad más elocuente de tu identidad.  

Estas palabras, parecidas, que ya las escuché antes por boca del gran poeta Feliz Grande, las leo ahora de manera parecida de Naval Ravikant, un exitoso empresario, filósofo e inversor americano de origen indio que acapara todas las miradas del mundo empresarial y no empresarial, cuyo pensamiento genuino muestra como se genera riqueza y felicidad, no solo de bienes materiales, si no también riquezas relacionadas con el bienestar y el estado de paz. Un cuerpo en forma, una mente en calma y una casa llena de amor te las tienes que ganar día a día.  Ravikant es un pensador, cosa poco corriente, de esos raros ejemplares que aparecen muy de tanto en medio de una sociedad tan charlatana y hueca como la nuestra,  tan de corta y pega. En el libro que os recomiendo, El Almanaque de Naval Ravikant, encontraréis una gran colección  de frases y aforismos, citas de sus Podcasts, Tiktoks,  Tweets cuyo contenido esta lleno de sabios consejos, en un discurso nada habitual. directos y claros: una auténtica joyita. Lo podéis también descargar de manera  gratuita. Os dejo con algunos de sus pensamientos. 

 Creas tu propia suerte, si te quedas en ella el tiempo suficiente.

El poder de hacer y romper hábitos y aprender a hacerlo es muy importante. La gente pasa mucho tiempo haciendo, y poco tiempo pensando en lo que deberían estar haciendo.

Toda la grandeza viene del sufrimiento.

Si hay dos caminos igualmente difíciles, elige el mas  difícil y más doloroso a corto plazo. 

 Nadie puede competir contigo en ser tu mismo.

Gran parte de la vida se basa en qué y en quién te necesita más.

Saber lo poco que importas es muy importante para tu salud mental y tu felicidad.

Tienes que hacer cosas difíciles para darle sentido a tu vida.

Tal vez la felicidad no sea algo que se herede o se elija sino una habilidad muy personal que puede aprenderse, como el acondicionamiento físico o la nutrición. La felicidad es lo que queda cuando eliminas la idea de que falta algo en tu vida.

La felicidad y el amor no son cosas que se encuentran, son decisiones que se toman.

Podemos pedir un montón de cosas, pero lo importante de verdad debes ganártelo.

Si te cuesta mucho decidir, la respuesta es no.


sábado, 2 de diciembre de 2023

PONER EN HORA EL CORAZÓN

 




    Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación, escribió el escritor, poeta y filósofo estadounidense Henry David Thoreau. Yo no diría todas pero sí creo que son muchas. Esta introducción viene a colación para hablaros de lo que mi amiga Carmen y yo, unos años mayor, tenemos entre manos. Nos gustaría reunir un grupo de mujeres mayores de sesenta, que dejaron atrás cargas familiares y responsabilidades laborales y que en la actualidad vivan de manera estable con sus parejas de siempre y se cuestionen sus vidas presentes y futuras: como sacarlas adelante y como mejorarlas,  muchas veces sin ilusión, o con ella, pero sintiendo vacíos existenciales importantes.  Conocer de primera mano que les pasa a otras iguales que nosotras, que proyectos tienen, de que manera son queridas o no. Saber cuan desgastada están sus relaciones de pareja, en el mejor de los casos, en el peor cuanto degradadas o amenazadas. Y lo queremos hacer sin dramas ni denuncias. Sacar la parte de nosotras más auténtica, sacudirnos la sensación de ser puertos abandonados donde nadie llega. 
   Porque tenemos constancia de esa insatisfacción, queremos recoger de sus testimonios las experiencias vividas, sus temores e inseguridades, lo que las hace felices, lo que les preocupa, inquieta y ocupa a esta edad, donde el viaje por la vida se podría decir que es más de regreso. Compartirlo entre nosotras y  abrir caminos no explorados, en forma de pensamientos nuevos, que cuestionen las expectativas sociales que se construyeron en torno a las mujeres de nuestra generación y que de alguna manera marcó a muchas como se marca a las reses. Preguntarnos ¿Qué nos plantea el futuro, si debemos o no reformularlo? a sabiendas de lo que ahora sabemos, que no es poco. 
Las oportunidades motivadoras que la sociedad brinda a este colectivo, son tremendamente pobres y escasas. Por eso es necesario saber de ellas, conocer sus andanzas, si es que quieren ser contadas -muchas, tan ricas como "inconfesables". ¿Qué les ilusiona y apasiona, qué les desespera?, cómo viven en la soledad, tantas veces impuesta. 

    A la pregunta de ¿Y a ti cómo te va? en un primer encuentro, elaboraremos los temas a tratar en los siguientes. Y lo abordaremos sin miedos ni tabúes, de manera valiente y honesta. Destapando el engaño que a menudo se esconde tras la palabra. Apoyándonos las unas en las otras y  como no podía ser de otra manera,  desde el más absoluto respeto y lealtad al grupo.

    Es nuestro propósito dar voz a esa parte de nuestra historia personal, que nos enriquezca a todas. Muchas de estas mujeres -y también muchos hombres-  viven vidas paralelas, consentidas unas, y otras a escondidas.  
Entre esas parejas os sorprendería el número tan importante de relaciones extramatrimoniales que existen, fuera de casa, y las que pactan vivir como compañeros de piso, guardando las apariencias  y cada uno a lo suyo. Incluso las hay de encuentros esporádicos,  fines de semana y vacaciones, donde cada uno vive plácidamente en la casa propia. 
Una persona de mi confianza, que trata con todo tipo de personas, en su consulta, me contaba el caso de un hombre viudo que vivía solo y mantenía relaciones estables, desde hacía tres años, con una mujer que también vivía sola, pero que ahora quería ir a vivir con él. El hombre, en cuestión,  no sabía como decirle que no, amaba su independencia por encima de todo, quería a esa mujer y lo pasaban bien juntos pero se negaba a compartir su espacio. Me contó también el caso de otra que soñaba en ir a ver un espectáculo de chicos Boys y llevarse uno a su casa con el que pasar un buen rato, sin pretensión alguna de querer romper su matrimonio, ni su estabilidad familiar. Y lo de otra mujer de sesenta y cinco años que se había  enamorado de un hombre, como nunca antes lo había estado.  Historias de esas que solo se cuentan al oído y entre iguales. Vidas que necesitan ser escuchadas por otros oídos, para que todos sepamos que se cuece en los sótanos de nuestras vidas. 
¿Se ha convertido tu pareja de siempre en tu compañero de piso? ¿Fuisteis alguna vez amigos? Tenemos mucho que escuchar y que contar...
Conocer la verdad, hablar, conciliar, entender sin señalar, sin que nadie se sienta mal ni culpable, nos enseñará a  llevar una vida más digna.  Hay demasiado engaño y fingimiento a nuestro alrededor. Muchos de los brillos que nos muestran los otros son espejismos o verdades a medias, que son lo mismo que las mentiras. En lo que no se ve ni se cuenta hay mucha más verdad de lo que es. 

    Una cosa si es cierta «en este caso oficial»; España es el país con el índice mayor de parejas rotas, un 61%. Cataluña va en cabeza, le sigue Andalucía. Es evidente que el mundo está de reformas, en muchos aspectos a la deriva. Los cambios son  vertiginosos y abruptos, cada día más. La manera de vivir es otra, el conocimiento nuevo nos cae en cascada, se nos escapa como agua entre las manos. Todo nos empieza a desbordar. Y nosotras en medio de todas esas turbulencias, desconcertantes, buscando asideros, como el caso que me contó Carmen de una amiga: 
Su relación de pareja hacía un año que no iba bien, su marido había dejado de darle besos y atenciones cuando llegaba a casa, no cogía su mano, ni la acariciaba ni le dedicaba ningún gesto de cariño desde que ella había puesto fin a sus relaciones íntimas, después de muchos años de matrimonio. Toda una vida.  Una noche discutieron, ella se fue a dormir a otro cuarto, no pegó ojo en casi toda la noche. Por primera vez le había insinuado a su pareja la conveniencia de tomar caminos diferentes. Él se limitó a decirle que sus vidas se habían desgastado, que era normal, a lo que ella le contestó ¿algo tendremos que hacer, no te parece?. ¿Acaso me dices que he de cambiar? le replicó él ¿o has de hacerlo tú? no, verdad que no, se contestó él mismo, y se  levantó de la butaca donde estaba sentado, con un gesto feo de esos que dicen: déjame en paz, pesada... Su vida en pareja se estaba yendo al traste y el se durmió esa noche como si nada hubiera pasado.  Al levantarse a la mañana siguiente cuando la mujer salía de casa vio una nota sobre la mesa de la cocina, se acerco pensando que era para ella. Por un instante pensó en palabras de disculpa, o algo bonito, quizás  amoroso por su parte. Y la nota decía:
Limones, pan, agua, chocolate, amoniaco...  Efectivamente, era la lista de la compra. Ese fue el pensamiento con el que el marido se levantó a la mañana siguiente de la discusión: con la lista de la compra. Parece el guion de una película de Almodóvar, le dije a mi amiga con sorna. Las dos echamos una pequeña carcajada.
Hay ciertos hombres, como es el caso, que para amar necesitan poner el corazón en hora.  

    La amiga mal querida, no imaginaba el resto de su vida así, muriendo a cachitos, un poquito hoy, otro poquito mañana. La vida de esa persona no estaba en las manos de ese hombre, cierto, pero era él quien la había acompañando durante muchos, muchos años de matrimonio. Estaba claro que la pareja tenían necesidades diferentes. Él de sexo y ella de ternura. 
Tengo un amigo con el que nos reímos a menudo sobre la ocurrencia de que el hombre siempre piensa  "en lo único" . Lo que muchos de ellos no saben es que las mujeres necesitamos ser conquistadas y queridas por algo más que un falo mecánico. El cariño y los cuidados no están reñidos con el sexo: todo lo contrario.
    El sexo nos proporciona gusto y alegría. ¡Bienvenido sea el placer a nuestras vidas!,  a cualquier hora, a cualquier edad, acompañados o a solas.  ¿Cómo?  pues eso es de lo que queremos hablar las mujeres mayores de sesenta, de setenta, de ochenta.  ¿De como vivir el presente con alegría? Quizás la respuesta sea: tú en tu casa y yo en la mía, sin muchos de los timoneros que huyen de los puertos, con la vela izada en su pequeña embarcación,  negando su ternura y su cariño, cuando no son cumplidos sus deseos. 
 
     A todas las mujeres mayores que sufren el abandono y el desamparo de sus parejas les dejo esta frase de Eleanor Roosevelt:
Con cada día llegan nueva fuerza y nuevos pensamientos. Adelante, compañeras, esto no se acaba aquí.

Necesitamos vuestro testimonio, también vuestra visión y opinión. Os estamos esperando.
Gracias a todas. 

Elena Larruy
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...