martes, 22 de mayo de 2018

MADUREZ TARDIA





Pertenecemos a un todo difícilmente concebible, disgregados por los confines de un universo de dudoso padre. Negamos nuestra orfandad, creemos que pertenecemos a alguien porque una mano mece nuestra cuna, un tejado nos cobija, unos brazos nos protegen, en el mejor de los casos; pero otro realidad espera al viajero adulto cuando le crece la conciencia, y las alas lo alejan de su cuna, cuando eleva el vuelo y descubre la verdad de otros huérfanos recorriendo mundos. Nuestra misión: crecer como crece la hoja, la rama que la sostiene, la flor y su retoño encadenando la vida. Eso somos, eso y un programa que nos dota de una inteligencia superior para el proceso de continuación, para la idea de permanencia creativa, para un proyecto cuyo horizonte siempre se aleja. Porque somos camino. Obreros en la viña, que dice el poeta.

Elena



Tarde, ya en el umbral de mis noventa años

se abrió una puerta en mí y entré

en la claridad de la mañana.

Sentía cómo se alejaban de mí, como naves,

una tras otra, mis existencias anteriores con sus congojas.

Aparecían, otorgados a mi buril,

países, ciudades, jardines, bahías, para que los describiera

mejor que antaño.

No vivía separado de la gente, el pesar y la piedad

nos unieron y dije: olvidamos que todos somos

hijos del Rey.

Porque venimos de allí donde aún no hay

división entre el Sí y el No, no hay división entre el es, el será

y el ha sido.

Somos infelices porque hacemos uso de menos de

una centésima parte del don que habíamos recibido para nuestro

largo viaje.

Momentos de ayer y de hace siglos: un corte de espada,

un maquillaje de pestañas delante de un espejo de metal

bruñido, un disparo mortal de mosquete, una colisión

de una carabela con un arrecife, se mezclan en nosotros y esperan su

cumplimiento.

Siempre he sabido que seré obrero en la viña,

al igual que todos mis contemporáneos,

conscientes de ello, o inconscientes.

Czeslaw Milosz

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...