miércoles, 22 de junio de 2016

SUEÑO CON MI PADRE




Ya estoy aquí, no llores pequeñaja,
me parte el corazón verte llorar.
Me despedí de todos al marcharme,
menos de ti, no te encontré aquel día
y tuve que partir, tenía prisa,
no podía esperar. Pero les dije
que volvería en cuanto terminara
de hacer lo que tenía que hacer lejos.
¿Porqué nadie te dijo nada de esto?
¿Cómo han dejado que sufrieras tanto
pensando que había muerto? Pobre Amalia,
tan fría y racional en apariencia,
tan vulnerable corazón a dentro.
Ya estoy aquí. No llores, que tu llanto
podría disolverme en las tinieblas
de nuevo y para siempre.

Amalia Bautista

2 comentarios:

Chelo dijo...

¡Hola! Venía a devolverte la amable visita que hiciste a mi blog y me encuentro con este bonito poema, pero también con el profundo pesar de Amalia.
Un padre es un padre, y cualquier creencia equivocada respecto a él puede causar dolor.
Me ha gustado mucho, Elena.
¡Un beso!

Elena Larruy dijo...

Gracias por pasar por mi Blog Chelo, si, es un poema hermoso de Amalia Bautista que refleja el sentimiento de orfandad de una hija, en una edad tan crítica como es la infancia. Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...