lunes, 27 de febrero de 2017

VENCIDA



Magdalena Lamri




Se parece el ocaso al morir de un poeta.

¡Gravedad de los años y los sueños vividos!
Mis horas de derrota las saboreo en paz:
es amiga la noche piadosa del vencido.

No alcanzaron mis versos esa excelencia plácida.
Lo he aceptado: nadie los leerá jamás.
Me han quedado la luna y el íntimo silencio,
los lirios y -ante todo- la mujer que he amado.

He conocido al menos el esplendor sin límite
del dolor, de la línea, del olor y el perfume...
Mi vida habré vivido igual que se recita
un poema: con arte con lentitud y ternura.

René Vivien







Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...