viernes, 18 de agosto de 2017

BARCELONA ESTÁ DE LUTO


Helene Schjerfbeck

Cruel y terrible atentado terrorista sufrido ayer en mi ciudad. No habían transcurrido ni veinticuatro horas que  yo misma paseaba con mi familia por ese escenario de horror del Raval y Las Ramblas Barcelonesas, contemplando a los turistas en sandalias y  pantalón corto, con sus cuerpos bronceados, en su mayoría italianos y franceses, por lo que pude apreciar. Caminaban por el casco antiguo, como se camina a las cinco de la tarde un 17 de agosto, cuando te has levantado de comer en una terraza y te sientes a gusto, porque nada te angustia ni te aprieta, porque estás con la familia, los amigos, y las altas temperaturas y la humedad a la que  estamos acostumbrados ese día son especialmente agradables y porque además son horas en que muchos vecinos de Barcelona se levantan de su siesta y salen a la heladería a tomar helados y horchatas, y otros como me acaban de contar unos amigos salen de compras por la ciudad con sus nietos mientras sus padres trabajan, también porque el bebé que llevas en el carro se acaba de dormir plácidamente con sus piernas desnuditas y sientes que esa ciudad amiga y pacífica te acoge, y caminas Ramblas abajo sin pensar que a tu vida y a la de otros doce -por ahora-  les queda nada, y que otras quince se debatirán entre la vida y la muerte, y así hasta un centenar de personas que sufrirán la agresión y la barbarie injustificada  de unos incalificables suicidas que en nombre de una falsa fe, un dios falso y unas falsas y destructoras creencias actúan atropellando y mutilando vidas. 
Hoy Barcelona ha amanecido silenciosa y conmovida, todos los barceloneses estamos de luto. Nos unimos al dolor de esas gentes y al de sus familias, deseando con todas nuestras fuerzas que sus vidas, las que luchan por sobrevivir y las de todos los afectados se pongan todas a salvo y que definitivamente se acabe con la crueldad de estos actos.
Elena Larruy
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...