viernes, 29 de diciembre de 2017

SOY FELIZ CUANDO OS RECUERDO


Bailarina-Joan Miró



Penso en tots vosaltres, mai he deixat de fer-ho, ni tampoc d´escriure.
Sóc feliç quan us recordo, m´agrada fer-vos un petó, una abraçada,
Molts petons i moltes abraçades.
Us envio amor, estrelles i jardins.
Les estrelles us les envio cada Nadal, el cel n´és ple,
Encara en queden, el cel les guarda. 

Feliç Nadal i un molt bon Any Nou

Maria Josep Saus


Pienso en todos vosotros,
nunca he dejado de hacerlo,
ni tampoco de escribir.
Muchos besos y muchos abrazos.
os envío amor, estrellas y jardines.
Las estrellas os las envío cada Navidad,
el cielo está lleno,
aún quedan, el cielo las guarda.



Querida amiga M.Josep, de entre las cosas más bonitas y entrañables que pasan cada Diciembre por nuestra casa, está tu felicitación de la Navidad. Gracias por tu recuerdo, tus besos y tus abrazos. Te recordamos siempre con cariño y te queremos. Tú si eres una estrella.

martes, 26 de diciembre de 2017

NAVIDAD EN MI FALDA





La Navidad presiona
en mi plexo.
Un grueso nudo lo atraviesa.
Faltan pocas horas
para la función.
Se han encendido las luces,
toca ser feliz y comer pavo,
y turrones,
adornar el árbol,
sonreír a la familia,
acordarse de los que no están,
intercambiar palmadas y abrazos.
Comerse el foie del malogrado pato,
abrir regalos,
y alagos.
Siempre hay alguien nuevo
en la mesa, al que agasajar,
y ausencias a destiempo.
Las familias ya no son lo que eran,
dicen los viejos,
ni nosotros somos los mismos.
El que cenaba a tu lado
ocupará un sitio, quizás, en otra mesa.
Pese a la alegría, el amor
y su insistencia
no tengo paz en este "obligado" momento.
Vacío está mi corazón
tanto como lleno mi plato:
sin otro apetito
que comerte a ti,
cachito a cachito.
Cuando te sientas en mis rodillas
pequeño gorrión, empieza el verdadero significado
de la Navidad,
y pienso que en todos los  hogares
del mundo  debería haber abuelos
amando a sus nietos
y nietos llamándonos por nuestro nombre
yayos, yayos.

Elena


viernes, 22 de diciembre de 2017

NO ANDES BUSCANDO FUERA DE TI

Fuera de ti no esperes encontrar
lo que dentro de ti nunca has buscado.
No es más hermoso el sol de otros lugares,
por lejanos que estén:
lo que importa es la luz que da vida a tus ojos.
No fatigues tus días
en recorrer países en busca de otros mundos.
No tardes en emprender el viaje a tu interior,
no vaya a ser que pronto sea tarde:
no estás de ti tan cerca como crees,
ni es tanto el tiempo de que aún dispones
para descubrirte y conquistarte.

Autor: Angel Guinda





Feliz encuentro con la luz en este solsticio de invierno, donde los días crecen, haciendo más largos los momentos de luz. Un nuevo ciclo de vida nos ilumina, despejando las sombras; nos indica el camino a recorrer a cada uno de nosotros, para poder encontrar la divinidad oculta y para proyectar luz a aquellos que mas la necesitan. Feliz celebración de la Navidad. Paz y amor para el mundo.
                                                                                                           Elena


lunes, 18 de diciembre de 2017

INCERTIDUMBRE Y PRINCIPIOS DE LA POESÍA DE WISLAWA SZYMBORSKA




No hay palabra al azar
en sus versos que no se interrogue curiosa
y movilice extrañezas.

En su hoja blanca tantea a la duda con precisión polaca,

 aguardando de su silencio la pausa.

Y es en ese instante de encuentro,
 que el poema inicia su marcha
con andares de gata:


cadente, minucioso, preciso.

Confía en su instinto equilibrista 
sorteando el vacío,
 en la estrecha línea del riesgo

 y del falso suelo.

Recreando incertidumbre y misterio
la voz de la niña habla,
para así captar muestra mirada
limpia.

Inocente, atenta,
 siempre en vilo,
sosteniendo la templanza

como pértiga en manos maestras.

Con pisada delicada,
avanza  el andar cauteloso del verso,

de la gata,
 y nuestra mirada atenta, sin pestañeo, 
sigue el temblor de la estrecha cuerda.

¿Y si te caes?,
ni tu ni tu alma lleváis arnés.
Ni alas tiene la gata,
y siempre cae a cuatro patas.
le contestas irónica al miedo.

 No hay valor sin riesgo,
 ni posibilidad sin duda,
 ni atención sin escucha,
ni palabra sin regla en ningún comienzo
que no se juegue la existencia, cuando todo se acaba.

La vida como los poemas tiemblan
bajo los pies.

Siempre tiemblan.
No se avanza sin un "no se"

Elena






Elegante y delicada "gata", estrella de la palabra,  poeta polaca, entrañable, inocente. Reconciliable, reconciliada, admirada y querida Wislawa. La mujer talentosa que jugó con las letras y sus reglas para dejarnos  una preciada obra poética de extenso conocimiento de vida. Sí, querida amiga, tu poesía nos ensancha y da vuelo, así nos lo expresaste en el magnífico discurso, que aquí dejo,  aceptando el prestigioso premio nobel de literatura, que la academia sueca tuvo el acierto de concederte en 1996,  como prueba de reconocimiento a tu trabajo y a tu talento, con sello propio. Así eres y serás siempre recordada, querida Wislawa Szymborska.


jueves, 14 de diciembre de 2017

CUANDO LA PALABRA ENFERMA



Yo siempre he estado mucho más interesada en lo que pasa dentro que en lo de afuera, hablo por boca de mi misma, me lo recuerdo porque a veces hasta lo dudo. Lo de afuera  lo atendí mucho más que lo de afuera a mi, y contra más lo atendía más enmudecía: ¡tanta la falsedad, la mentira, la decepción y la trampa...! Casi todo lo que sé y tiene valor e interés,  desde que uso la razón,  lo he aprendido observando con todos mis sentidos y con la boca cerrada: actuando lo necesario hasta "desgañitarme los huesos y la esperanza".
No se si los demás aprendieron mucho o poco de mi, o nada,  pero yo si aprendí mucho de ellos. Contra más observaba y escuchaba, y contra más y más observo y aprendo mayor fue y es mi interés por decir nada: nada -hoy no cuenta-  y mucho menos de utilizar la palabra de la manera tan indigna como se la utiliza ahora.

La sordera en la calle, con tanto ruido y griterío, va en aumento, la necedad, los narcotraficantes del verbo, tantos los insultos, los insulsos de porexpan, los disparos de los francotiradores, las respuestas soeces, los listos  por turnos y temporada, los idiotas anónimos y las emociones tontas y refritas de mal gusto de tanto tonto en acción benéfica asistiendo la tontería.
Yo, que creía en la palabra, -aún no he perdido la esperanza en ella-  que ahora temo ser contagiada de estúpidas opiniones idiotas y tendencias de baratija al uso televisado: quincalla a granel en las redes, en los noticieros, en los juzgados, -"tan serios, ilustradas señorías, los letrados"- por los políticos de medio pelo y los calvos, por los implantados y por  los impostores de todos los oficios y colores.
Tantos tantos y requetetantos, tonteando con idioteces y debates basura cada día y por doquier, que esta mudez mía es cada día más grave. Porque digo yo que a lo mejor no es tan malo, que alguien calle para sanar la frase, el texto o el argumento y compense a la enferma y devaluada palabra de este mal trato, -en boca de tramposos, analfabetos funcionales y de idiotas al cuadrado-.

Reitero la mudez para estas fiestas, que es como me quedo yo de momento, pero solo de momento, a ver si cae del cielo la lucidez con los polvorones y dignifica la palabra en todas las bocas enfermas y sucias, y a mí se me va esta afonía.


Elena Larruy


martes, 12 de diciembre de 2017

EL INVIERNO DE MARTI I POL



Amo la quietud de los jardines
y las manos prietas y rojas de los peones.

Amo la ternura de la lluvia
y el paso inseguro de los mayores sobre la nieve.

Amo los árboles con dibujos de escarcha
y la quietud de los atardeceres cerca de la estufa.

Amo las noches interminables
y la gente que se apresura a la salida del cine.

El invierno no es triste:
Es un poco melancólico,
de una melancolía blanca y muy íntima.

El invierno no es el frío y la nieve:
es un olvidar la preponderancia del verde,
un recomenzar siempre esperanzado.

El invierno no es los días de niebla:
es una rara flexibilidad de la luz
sobre las cosas. El invierno es el silencio,
es el pueblo en silencio,
es el silencio de las casas
y el de las habitaciones
y el de la gente que mira, tras los cristales,
cómo la nieve unifica los horizontes y todo se vuelve
impresionantemente próximo y asequible.


I N V I E R N O de Miquel Martí i Pol







viernes, 8 de diciembre de 2017

COMO UN DESEO QUE NUNCA SE DETIENE

 La vida se sostiene
 y florece en las condiciones más extremas. 



... como una rima inacabable y sostenida,
como una esperanza siempre insatisfecha,
como un deseo que nunca se detiene.

Juntas estáis matemáticas y poesía


jueves, 7 de diciembre de 2017

AMOR AL PORTADOR

Amor a la menta, a la taza, de salvia, esperanzado, de romero, deshidratado, nuevo, renovado, para todos, descosido, desenfrenado, o solo desabrochado?. ¿Se te escapa el amor o lo tienes bien guardado? 


Todo era amor... amor! No había nada más que amor. En todas partes se encontraba amor. No se podía hablar más que de amor.

Amor pasado por agua, a la vainilla, amor al portador, amor a plazos. Amor analizable, analizado. Amor ultramarino. Amor ecuestre.

Amor de cartón piedra, amor con leche... lleno de prevenciones, de preventivos; lleno de cortocircuitos, de cortapisas.

Amor con una gran M, con una M mayúscula, chorreado de merengue, cubierto de flores blancas...

Amor espermatozoico, esperantista. Amor desinfectado, amor untuoso...

Amor con sus accesorios, con sus repuestos; con sus faltas de puntualidad, de ortografía; con sus interrupciones cardíacas y telefónicas.

Amor que incendia el corazón de los orangutanes, de los bomberos. Amor que exalta el canto de las ranas bajo las ramas, que arranca los botones de los botines, que se alimenta de encelo y de ensalada.

Amor impostergable y amor impuesto. Amor, incandescente —y amor incauto.

Amor indeformable. Amor desnudo. Amor-amor que es, simplemente, amor.

Amor y amor... ¡y nada más que amor!


Oliverio Girondo




 ¿Tu corazón tiene dueño? o
 ¿es solo madera esperando un incendio?
 ¿Cómo es ese amor?

Juguemos a imaginar:  si tu amor fuese un alimento
¿cual sería?

Empezad vosotros, yo lo cuento luego.

lunes, 4 de diciembre de 2017

DE LA POESÍA NO SE REGRESA



Hace algún tiempo que empecé a escribir en este espacio, al que llamé efectoprimavera: así era como me sentía en ese momento de feliz encuentro con mi nueva vida. Atrás dejaba una etapa profesional de cuarenta y tres años. Muchos años de esfuerzo y exigencias: propias y externas, y también extremas. Los primeros años fueron como todos los trabajos deberían serestimulantes y apasionantes; pero con la experiencia de  la madurez, esa edad en la que pocas cosas se sostienen, empezaron a caerse los ideales, las esperanzas, las máscaras... Los héroes resultaron ser villanos, las princesas de plástico, sus coronas quincalla, y las promesas, como los méritos otorgados, de cartón piedra. Decepcionada  y debilitada por el esfuerzo de una mente  idealista y luchadora, por que así era, viví esa última etapa de mi vida profesional con más pesar que acierto.
  
Me llevó mucho tiempo entender que yo era un alma libre que estaba prisionera, desenmascarar a actores y actrices, yo misma lo era, y lo que fue peor ya no había retroceso; Cuando se abre de par en par la mente,  la conciencia te exige coherencia, y eso fue prácticamente imposible, con lo que mi desesperación fue en aumento. Cuando  por fin llegó el momento ansiado, me sentí como agua en el desierto, tremendamente dichosa y con ganas de perseguir y cultivar la belleza.
Muchos de los que hoy son mis amigos me tendieron su mano y sus brazos, para estrecharme tan fuerte que podía oír sus latidos. Amigos que para siempre  viven instalados en el jardín, sin rejas, de mi nueva vida. Ellos son los que me hablan de mi dolor, los que ponen orden  a mi confusión, los que me señalan el color de las puertas del miedo, escuchan atentos, dan voz a mis sentimientos. 
Juntos nos hemos celebrado, consolado y juntos seguiremos soñando en los infinitos posibles de la alegría y de la esperanza. 
La poesía ha sido estos últimos años de mi vida mi aliada, la mejor amiga, la que cada día despierta mi curiosidad y mis dudas para seguir haciéndome preguntas, la madre amorosa que acompaña y calla. Siempre tiene atenciones  conmigo, y yo a ella.
En los pequeños actos de la vida cotidiana encuentro la verdad y su belleza, la que siempre estuvo y yo no veía. También veo mucho dolor, y gente sola esperando ser rescatada de este vacío en el que estamos condenados a vivir. En los corazones de esos náufragos también hay poesía, por que la poesía nace del dolor dicen los poetas, otros dicen que nace del amor, y yo creo que todos tienen razón.  Ahora no puedo concebir otra vida que no esté envuelta de esa luz. 
Mi agradecimiento y admiración a todos ellos, amigos y grandes poetas, que me han ayudado a volar, arrastrando mi equipaje en este corto trayecto; que me han enseñado que amar es para siempre y que tampoco tiene retroceso, y que el dolor cuando se comparte tocamos a menos. Todos me han desvelado secretos, han estirado las arrugas de mi piel, dejando en ella su perfume y su caricia.



Wislawa Szymborska
Angel Gonzalez
Fernano Pessoa
Gioconda Belli
Diana Bellesi

Begoña Abad
Juan Gelman
Octavio Paz 
 Betina Edelberg 
Federico Garcia Lorca

Jose Luis Borges
Mario Benedetti 
Laura Llasan 
Olga Elena Mattei 
Gabriel Celaya 

Amy Lowell 
José A.Goytisolo
Katja Perat
Amalia Bautista 
Luis Garcia Montero 

Oliverio Girondo 
Jaime Gil de Biedna 
Benjamín Prado
Carilda Oliver 
Jose Saramago 

Alfonsina Storni 
Jaime Sabines 
Clarice Lispector 
M.Jesus Mingot 
Pedro Salinas 

Rafael Cadenas 
Blanca Varela 
Miquel Marti i Pol 
Jacinto Benavente 
Jose Agustin Goytisolo 

Eduardo Galeano 
Luis Eduardo Aute 
Joaquín Sabina 
Itziar Minguez 
Joan Manel Serrat 

Alejandra Pizarnik 
Alaide Foppa 
Denise Levertov 
Diane di Prima 
Manuel Carrasco
Pablo Neruda
Jeanette Miller
Mercedes Escolano
Cristina Peri Rossi 
Joan Margarit

Olga Orozco
Walt Whitman
Anna Ajmátova
Antonio Gamoneda
Bob Dylan 
Ida Vitae




No siempre la poesía la entendemos,
 no siempre la leemos en el momento adecuado,
 no a todos nos trasmite lo mismo.
 Lo que de ella nos llega vale,
 a veces es tan solo un desvelo
 en un verso.

 La poesía, como todo lo intangible en la vida,
 se interpreta,
es un acontecimiento, una escucha
una experiencia.

  La diferencia con otras lecturas es que esta no se juzga,
 se siente,
 y la música que de ella llega,
 eso es lo que cuenta.












                                                 Poema de Anna Ajmátova

Hay en la intimidad un límite sagrado


que trasponer no puede aun la pasión más loca

siquiera si el amor el corazón desgarra

y en medio del silencio se funden nuestras bocas.

La amistad nada puede, nada pueden los años
de vuelos elevados, de llameante dicha,
cuando es el alma libre y no la vence
la dulce languidez del goce y la lascivia.

Pretenden alcanzarlo mentes enajenadas,
y a quienes lo trasponen los colma la tristeza.
¿Comprendes tú ahora por qué mi corazón
no late a ritmo debajo de tu diestra?




viernes, 1 de diciembre de 2017

SEA LA LUZ UN ACTO HUMANO


Juro que la belleza

no proporciona dulces

sueños, sino el insomnio

purísimo del hielo,

la dura, indeclinable

materia del relámpago.


Artista Lita Cabellut


Hay que ser muy hombre para

soportar la belleza:

¿quién, invertido, separa,

hace tumbas distintas

para el pan común y la

música extremada?

Ay de los fugitivos,

de los que tienen miedo

de sus propias entrañas.

Si una vez el silencio

les hablase, ¿sabrían

respirar la angustiosa

bruma de los espíritus?

¿Cantarían su propia

conversión al espectro?

Y aquellos otros, estos

miserables amados,

justificados por el dolor:

advertid que tan sólo

a los perros conviene

crecimiento de alarido.

Algo más puro aún

que el amor, debe

aquí ser cantado;

en cales vivas, en

materias atormentadas,

algo reclama curvas

de armonía. No es

la muerte. Este orden

invisible

es

la libertad.

La belleza no es

un lugar donde van

a parar los cobardes.

Toda belleza es

un derecho común

de los más hombres. La

evasión no concede

libertad. Sólo tiene

libertad quien la gana.

Solicito

una sublevación

de paz, una tormenta

inmóvil. Quiero, pido

que la belleza sea

fuerza y pan, alimento

y residencia del dolor.

Un mismo canto pide

la justicia y la

belleza.

Sea la luz

un acto humano.

Se puede

morir

por esta

libertad.

Antonio Gamoneda

de su libro Sublevación Inmóvil 


F A R O  G A M O N E D A

lunes, 27 de noviembre de 2017

EL SILENCIO DE LAS PLANTAS

E L   S I L E N C I O   D E  L A S   P L A N T A S



Imagen Elena Larruy


Sé lo que es hoja, pétalo, espiga, piña, tallo
y lo que os pasa a vosotras en abril y en diciembre.

Aunque mi curiosidad no es correspondida,
me inclino especialmente sobre algunas
y hacia otras levanto la cabeza.

Tengo nombres para vosotras:
arce, carde, narciso, brezo,
enebro, muérdago, nomeolvides
y vosotras no tenéis ninguna para mi.

Hacemos el viaje juntas.
Y durante los viajes se conversa ¿o no?
se intercambian opiniones al menos sobre el tiempo
o sobre las estaciones que pasan volando.

Temas no faltan, porque nos unen muchas cosas.
La misma estrella nos tiene a su alcance.
Proyectamos sombras según las mismas leyes.
Intentamos saber cosas cada una a su manera
y en lo que no sabemos también hay semejanza.

Lo aclararé como pueda, preguntadme y ya está;
qué es eso de ver con los ojos,
para qué me late el corazón
o por qué mi cuerpo no echa raíces.

Pero cómo contestar a preguntas nunca hechas,
si además se es alguien
para vosotras tan nadie.

Wislawa Szymborska


Imagen Elena Larruy

jueves, 23 de noviembre de 2017

AUNQUE TU NO LO SEPAS

Aunque tú no lo sepas 
me he inventado tu nombre, 
me drogué con promesas 
y he dormido en los coches. 
Aunque tú no lo entiendas 
nunca escribo el remite en el sobre 
por no dejar mis huellas.

...

Luis Garcia Montero
Fracmento del libro Habitaciones separadas



martes, 21 de noviembre de 2017

LA LENTITUD DE NOVIEMBRE TAMBIÉN ES BELLEZA




A MEDIA VOZ

la lentitud es belleza
copio estas líneas ajenas
respiro
acepto la luz
bajo el aire ralo de noviembre
bajo la hierba
sin color
bajo el cielo cascado
y gris
acepto el duelo y la fiesta
no he llegado
no llegaré jamás
en el centro de todo
esta el poema intacto
sol ineludible
noche sin volver la cabeza
merodeo su luz
su sombra animal
de palabras
husmeo su esplendor
su huella
sus restos
todo para decir
que alguna vez
estuve atenta
desarmada
sola casi
en la muerte
casi en el fuego.

Blanca Varela






...silencios de invierno arropando el sueño



lunes, 20 de noviembre de 2017

ARQUITECTURA POÉTICA DE LA CONSOLACIÓN





Sobre la concisión, diría que un poema es como la estructura de un edificio muy particular a la que no le puede faltar ni sobrar ni un pilar, ni una viga: si sacásemos una sola pieza, se desplomaría. Si en un poema se saca una sola palabra, o se cambia por otra y no pasa nada, es que no era un poema. O todavía no era un poema. Sólo llega a serlo cuando no se puede sacar o cambiar pieza alguna de la estructura. Pero entonces tampoco será necesariamente un buen poema: esto es otro tema que tiene más que ver con la otra característica a la que yo me refería: la exactitud. Un poema ha de decir justo lo que necesita (la mayor parte de las veces sin saberlo) su lector o lectora. De esta exactitud viene el poder de consolación de la poesía, porque la poesía sirve para introducir en la soledad de las personas algún cambio que proporcione un mayor orden interior frente al desorden de la vida. A la angustia por este desorden a veces se intenta hacerle frente con los entretenimientos, pero la diferencia es que de un entretenimiento se sale tal como se ha entrado. Sólo se ha pasado un rato. En cambio, al acabar de leer un poema ya no somos los mismos porque ha aumentado nuestro orden interior.

Joan Margarit

Del Epílogo a Cálculo de Estructuras, Visor libros

sábado, 18 de noviembre de 2017

SE LLAMABA MERCEDES

ELEGIA A LA ABUELA MUERTA
por Carilda Oliver




Se llamaba Mercedes, Y era buena.
Dicen que todo el mundo la quería.
Con su sonrisa ajena
una estatua de niebla parecía.
Se llamaba Mercedes. Y no existe
sin su sol capullo de alegría.
Señor, claro es triste
este tanto quererla todavía....
Pero nunca sabré dejarla sola:
aquí bajo la luz sigo con ella,
me saluda la piel en cada ola
y se asoma a mirarme en toda estrella...
Hasta el llanto que baja a mis rodillas
es casi necesario...
Tú sabes: he crecido en sus rodillas,
y tambien me enseño el abecedario...
Lo que duele quizá en esta aurora,
lo que sangra mi voz, lo que me aterra,
es esto de sentir que a cada hora
se está volviendo un poco más de tierra.
La recuerdo dormida en su sillón
el último verano;
todavía tenía corazón
a veces suspiraba con la mano...
Su mirada venía desde el mar,
y no sé, a cada rato,
miraba como mira el azahar:
con un poco de miedo y recato...
Se llamaba Mercedes, Y era pura
como el blanco cansado de su pelo.
Andará por Allá con su dulzura,
saliéndose del cielo...
Aquí está su reloj, está su armario,
su vestido de lana para el frío;
aquí sobra un dedal, sobra un rosario.
Señor, el tercer cuarto está vacío.

jueves, 16 de noviembre de 2017

ECHARSE A LA LOCURA

POESÍA ERÓTICA de Carilda Oliver





Dedicada a todos los amantes de la poesía, a Juanky y a Fer especialmente, poetas de fuego y pasión, que me animan con sus atentas palabras y sus visitas. Y a todas aquellas personas que desde este espacio sagrado consiguen un mayor orden interior, frente al desorden de la vida, y nos regalan su luz. Os dejo en las cavernas delirantes de esta mujer loba que ama como vive, con instinto y sinceridad fiera. Cinco poemas de la poesía erótica más impresionante, valiente y bella que jamás he leído.


Elena



ESE RATO DE SELVA


Anoche me acosté con un hombre y su sombra.

Las constelaciones nada saben del caso.

Sus besos eran balas que yo enseñé a volar.

Hubo un paro cardíaco.

El joven
nadaba como las olas.

Era tétrico,
suave,
me dio con un martillo en las articulaciones.

Vivimos ese rato de selva,
esa salud colérica
con que nos mata el hambre de otro cuerpo.

Anoche tuve un náufrago en la cama.

Me profanó el maldito.

Envuelto en dios y sábana
nunca pidió permiso.

Todavía su rayo lasser me traspasa.

Hablábamos del cosmos y de iconografía,
pero todo vino abajo
cuando me dio el santo y seña.

Hoy encontré esa mancha en el lecho,
tan honda
que me puse a pensar gravemente:

la vida cabe en una gota.



Te mando ahora a que lo olvides todo:
aquel seno de nata y de ternura,
aquel seno empinándose de un modo
que te pudo servir de tierra dura;
aquel muslo obediente pero fiero,
que venía de sierpes milenarias;
aquel muslo de carne y de me muero
convocado en las tardes solitarias;
aquel gesto al echarme en la locura;
aquel viaje al amor, de mi cintura;
aquel gusto en la piel a lirio extraño,
aquel nombre pequeño bajo el nombre,
aquel pecado de volverte un hombre
en el vicio feliz de hacerme daño.

De: Memoria de la fiebre




OPCIONES

A veces va una por la calle, triste,
Pidiendo que el canario no se muera
Y apenas se da cuenta de que existen
Un semáforo, el pan, la primavera.

A veces va una por la calle, sola,
-ay, no queriendo averiguar si espera-
Y el ruido de algún rostro que se inmola
Nos pone a sollozar de otra manera.

A veces por la calle, entretenida,
Va una sin permiso de la vida,
Con un hambre de todo casi fiera.

A veces va una así, desamparada,
Como pudiendo enamorar la nada,
Y el milagro aparece en una acera.




DECLARACIÓN DE AMOR

Haz el amor, no la guerra...

Pregunto si llevo corazón
cuando despierto el peligro entre sus muslos,
si me equivoca
cuando preparo la única trinchera
en su garganta.

Yo sé que la guerra es probable;
sobre todo hoy
porque ha nacido un geranio.

Por favor, no apuntéis al cielo
con vuestras armas:
se asustan los gorriones,
es primavera,
llueve,
y está el campo pensativo.
Por favor,
derretiréis la luna que da sobre los pobres.

No tengo miedo,
no soy cobarde,
haría todo por mi patria;
pero no habléis tanto de cohetes atómicos,
que sucede una cosa terrible:
lo he besado poco.




COMO UNA MUJER DE ABSORTO

Apenas quedé sin hombre
mudaron el dos los pianos,
no me bastaban las manos
para estrujar aquel nombre.

¿Habrá ya nada que asombre
como este beso a traición?
Desde entonces mata el son,
dicen nunca las arecas,
sonando a unas güiras secas
anda el poco corazón.

Hoy declaro un amor roto
que no logra deshojarme.

Nada ha venido a sanarme
el borbotón donde agoto
tu siempre soy... ¡Ah, qué ignoto
milagro el que se prepara!
Me cogió una trampa rara.

Sin esperanza ninguna
tengo sed, pido la luna
y nadie vive en mi cara.

Pero esta pena la aborto,
este dolor me lo quito;
destrozo recuerdo y grito,
los mando al diablo, los corto.

Como una mujer de absorto
polen que siempre se inmola,
le doy el turno a la ola
porque quiero, porque sí:
pues es cierto que perdí,
pero el ala vuela sola.





"A mi nadie me ha enseñado a vivir, mucha gente me ha enseñado a morir, pero no lo han logrado"  Carilda Oliver

jueves, 9 de noviembre de 2017

EL ÉXITO ES UN MODO DE VIDA

Reír mucho y a menudo, ganarse el respeto de las personas inteligentes y el aprecio de los niños;



... merecer el elogio de los críticos sinceros y mostrarse tolerantes con las traiciones de los falsos amigos; saber apreciar la belleza y hallar lo mejor en el prójimo; dejar un mundo algo mejor, bien sea por medio de un hijo sano, de un rincón de jardín o de una condición social redimida; saber que al menos un vida ha alentado más libremente gracias a la nuestra; eso es haber triunfado.

Ralph W.Emerson

viernes, 3 de noviembre de 2017

CERRADA LA ESPERANZA, CON EL MIEDO ABIERTO


Fotografía E.Larruy


Será mejor volver a casa y recogerse y empezar a pensar por nuestra cuenta, nos contaba el poeta. Cuando la palabra es auténtica y la sostiene una bandera con los colores de la inteligencia y la humanidad, cuando la mano que la aguanta no la agita sino que deja que lo haga el aire de una libertad  renovada: es la palabra del poeta Ángel González; entonces yo,  hago de su verdad mi bandera y de su corazón mi patria. Desde ese centro, que es su casa y la mía, y en su compañía,  escucho como me cuenta las mentiras que creyó cuando era niño: 

A veces,
entre horas,
cualquier día laborable
también regresa y mide,
incógnito y fugaz, con leves pasos
su dominio,
comprueba el orden de todos sus bienes
(bancos, sauces, palomas, fuentes, pétalos, estatuas, urinarios, mariposas),
deja
su luminoso cetro entre las ramas,
y vuelve hacia su sitio de cosas entre las cosas,
dirigido por rótulos y luces,
acosado por claxons y sirenas,
cerrada la esperanza, el miedo abierto,
y el deseo también, y la nostalgia
de todas las mentiras que creyó cuando niño...

Fracmento de Parque con Zoologógico
Palabra sobre palabra


Leer, escuchar, vaciarse de engaños, atreverse con la verdad, dejar que pase el  miedo, sentir en una voz, en un poema, en la música, en sus tiempos, un sentimiento que nos cuenta algo nuestro. Estar en ese acto de entrega y recibimiento: Ser la comunión, el instante preciso de todas sus partes: los protagonistas etéreos de ese momento, cuando lo auténtico se abre paso sin aviso, y nos roba el corazón, como también lo hace Salvador Sobral, intérprete con vocación de poeta, acompañado por su hermana Luisa a la guitarra, compositora del tema, Amar Pelos Dois , canción ganadora en el festival de Eurovisión 2017..


A menudo me pregunto ... ¿de cuantos vacíos estamos hechos? 




Salvador necesita un corazón nuevo, para seguir llenando nuestras vidas de amor y poesía.
 Está en espera de un trasplante de un donante compatible.
 No dejemos que este corazón se pierda. 


Si el vacío lo llenamos con más vacío, siempre estaremos huecos. Lo que no tiene peso es como un corcho a la deriva, que aunque no lo hielen  los inviernos, siempre le  arrastraran todas las corrientes hasta puntos muertos.  



MI VOCACIÓN PROFUNDA


Yo buceo debajo de las cosas.

La gente dice: buzo,

y yo emerjo desde el fondo de las mesas,
chorreando tallarines como un tritón de alcoba.



Una vez crucé un año debajo de los días.

Cuando llegué de nuevo al mes de enero
tuvieron que hacerme la respiración boca a boca.
Me dio tanto asco que volví a sumergirme.



Nada hay comparable, sin embargo,

al gozo inoxidable de trocearse en dedos,
narices, ojos, penes, labios, cabellos, risas,
y refugiarse en vasos individuales llenos
de ginebra con menta
hasta que alguien nos diga agitando las banderas:



comencemos de nuevo;

la guerra ha terminado con el triunfo de mayo


C O M E N C E M O S  D E  N U E V O

jueves, 2 de noviembre de 2017

NO HAY PUERTAS

Obra de Montserrat Gudiol



NO HAY PUERTAS
Poema de Olga Orozco

Con arenas ardientes que labran una cifra de fuego sobre el tiempo,
con una ley salvaje de animales que acechan el peligro desde su madriguera,
con el vértigo de mirar hacia arriba,
con tu amor que se enciende de pronto como una lámpara en medio
de la noche,
con pequeños fragmentos de un mundo consagrado para la idolatría,
con la dulzura de dormir con toda tu piel cubriéndome el costado del miedo,
a la sombra del ocio que abría tiernamente un abanico de praderas celestes,
hiciste día a día la soledad que tengo.
Mi soledad está hecha de ti.
Lleva tu nombre en su versión de piedra,
en un silencio tenso donde pueden sonar todas las melodías del infierno;
camina junto a mí con tu paso vacío,
y tiene, como tú, esa mirada de mirar que me voy más lejos cada vez, 
hasta un fulgor de ayer que se disuelve en lágrimas,
en nunca.
La dejaste a mis puertas como quien abandona la heredera
de un reino del que nadie sale y al que jamás se vuelve.
Y creció por sí sola,
alimentándose con esas hierbas que crecen en los bordes del recuerdo
y que en las noches de tormenta producen espejismos misteriosos,
escenas con que las fiebres alimentan sus mejores hogueras.
La he visto así poblar las alamedas con los enmascarados que inmolan al amor
—personajes de un mármol invencible, ciego y absorto como la distancia—,
o desplegar en medio de una sala esa lluvia que cae junto al mar,
lejos, en otra parte,
donde estarás llenando el cuenco de unos años con un agua de olvido.
Algunas veces sopla sobre mí con el viento del sur
un canto huracanado que se quiebra de pronto en un gemido
en la garganta rota de la dicha,
o trata de borrar con un trozo de esperanza raída
ese adiós que escribiste con sangre de mis sueños en todos los cristales
para que hiera todo cuanto miro.
Mi soledad es todo cuanto tengo de ti.
Aúlla con tu voz en todos los rincones.
Cuando la nombro con tu nombre
crece como una llaga en las tinieblas.
Y un atardecer levantó frente a mí
esa copa del cielo que tenía un color de álamos mojados
y en la que hemos bebido el vino de la eternidad de cada día,
y la rompió sin saber, para abrirse las venas,
para que tú nacieras como un dios de su espléndido duelo.
Y no pudo morir
y su mirada era la de una loca.
Entonces se abrió un muro
y entraste en este cuarto con una habitación que no tiene salidas
y en la que estás sentado, contemplándome, en otra soledad
semejante a mi vida.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...