jueves, 31 de marzo de 2016

A LOS SESENTA

Me pareció interesante compartir hoy esta columna anónima que circula por la red en forma de cadena y que me envió una amiga. Todo apunta que la autora es una periodista argentina llamada Cecilia Absatz y que se publicó en un dominical del diario argentino La Nación en agosto del 2007. Si bien este no es el documento original -insisto- puesto que lleva añadidas otras aportaciones personales, no desvirtúa la esencia del mensaje, que trata sobre la manera de vivir y de pensar de una generación de hombres y mujeres que hoy tienen en torno a los sesenta-setenta años. A pesar del tiempo transcurrido y haciendo alguna salvedad, hoy más que nunca sus palabras siguen vigentes para tantas personas que viven esta etapa de la vida de manera vital y saludable, especialmente mujeres dignas de "hacerlas de nuevo trasparentes" por ser ejemplos de virtud y fortaleza.

 

Pintura Hope Gangloff



"LA SEXALESCENCIA”
LA SEXALESCENCIA. Es una generación que ha echado fuera del idioma la palabra "sexagenario", porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales la posibilidad de envejecer. Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la "adolescencia" que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del siglo veinte para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse.
Este nuevo grupo humano que hoy ronda los sesenta o setenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura latinoamericana le dio durante décadas al concepto del trabajo. Lejos de las tristes oficinas, muchos de ellos  buscaron y encontraron hace mucho la actividad que más les gustaba y se ganan la vida con eso. Supuestamente debe ser por esto que se sienten plenos; algunos ni sueñan con jubilarse. Los que ya se han jubilado disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad, crecen desde adentro. Disfrutan el ocio, porque después de años de trabajo, crianza de hijos, carencias, desvelos y sucesos fortuitos bien vale mirar el mar con la mente vacía o ver volar una paloma desde el quinto piso.
Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante. Ella lleva décadas de experiencia de hacer su voluntad, cuando sus madres habían sido educadas a obedecer y ahora pueden ocupar lugares en la sociedad que sus madres ni habrían soñado en ocupar.
Esta mujer sexalescente pudo sobrevivir a la borrachera de poder que le dio el feminismo de los sesenta; en aquellos momentos de su juventud en los que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad. Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, algunas estudiaron una carrera universitaria junto con la de sus hijos, otras eligieron tener hijos a temprana edad, fueron periodistas, atletas o crearon su propia marca "YO, S.A.". Este tipo de mujeres nacidas en los cincuenta  no son ni por equivocación las clásicas "suegras" que quieren que los hijo/as les estén llamando todos los días, porque ellas tienen su propia vida y ya no viven a través de la vida de los hijos. Su camino no ha sido fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente.
Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo; la gente de "sesenta o setenta"", hombres y mujeres, maneja el ordenador como si lo hubiera hecho toda la vida. Se escriben y se ven con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar a sus amigos y les escriben  e-mails con sus ideas y vivencias. Por lo general están satisfechos de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo. Raramente se deshacen en un llanto sentimental. A diferencia de los jóvenes, los sexalescentes conocen y ponderan todos los riesgos. Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona, toma nota, a lo sumo… y a otra cosa.
La gente mayor comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada. Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo. Ellos, los varones no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje de Armani, ni ellas, las mujeres, sueñan con tener la figura tuneada de una vedette. En lugar de eso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia.
Hoy la gente de 60 o 70, como es su costumbre, están estrenando una edad que todavía no tiene nombre. Antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, porque la juventud también está llena de caídas e incertidumbres y ellos lo saben. La gente de 60 y 70 de hoy, celebran el Sol cada mañana y sonríen para sí mismos por alguna razón secreta.



miércoles, 30 de marzo de 2016

FESTIVAL DE PRIMAVERA

Ocurrió hace unos días,  en una jardinera de mi terraza. . .
Se hizo la luz









Como fuegos de artificio,
estallando están
 las caléndulas
 en mi jardín





 de una gran fiesta se trata . . .




Flores a punto de reventar,
 rasgando están  sus vestiduras




 
y es que . . .

¡Marzo alumbrando está   
la primavera! 

. . . no tiene espera




inconfundibles pétalos naranjas,
 luminosos amarillos,
 todos,
 -antes de que mi gozo se desvanezca-

volarán






 dejando desnudo
 el bello botón al que estaban sujetos.




 Otro estallido justo al lado tiene lugar,
 en la misma carrera:

son los geranios,
 a punto están de reventar 
  




 los fucsias,





los  delicados rosas abrieron ya,






  los malvas con sus estambres  tiesos,




la pureza de los blancos 




  insectos atraídos por su hermosura.




Huyendo están las passifloras, 

 no quieren competir con su belleza,
enredadas en sus curvas se alejan,

entre paredes y hojas trepan.

Su flor se abrirá en abril.




Es de las más bellas,
su geometría es pura poesía,

 en mi cara una sonrisa,
no se si cuando las miro
o cuando me miran.


Y entre mis elegidos:
los cactus,
 todos  tiene mi favor.





 Pudiendo ser arrogantes no lo son:

 fuertes, resistentes, constantes,
 de arquitectura inteligente,

tan perfectas como delicadas son sus flores,

 que desapercibidas pasan,
 a ojos de insignificante mirada.





Mis amados cactus
son  ejemplo en mi terraza de saber estar,

 agradezco su lealtad, paciencia, paz y fortaleza,

 maravillada estoy   todo el año
 con el encanto
 de sus deliciosas flores.





ellas son como las mujeres sabias:

que crecen en silencio
viven discretas
y mueren calladas.



Y que decir de los primeros brotes de las peonias:

las plantó él para mi
hace escasos días.




Exquisita y  magna flor,
que pronto asomará
con sus blancos rosados,
 deslumbrando paz y belleza.



Y entre el séquito de lujo,
a modo de hierbajo,  esta tierna criatura brotando está



se abre  paso caprichosa,
segura de sus encantos.

Me conmueve imaginar la forma y el color que su flor tendrá




Desde hace pocos días la salvia se apuntó al festival






sus  deliciosos brotes como cohetes
apuntando al cielo están,




Más y más belleza me dan.

Singulares  flores  
 con sus translúcidos azules adornan la terraza.






Pero volviendo a los geranios,
¡que alegría verlos  crecer en racimos día a día!

¡Mi mirada y mi mano 
llegan a ellos antes que las abejas!





Mi deseo ahora es,
  ver nacer  la flor de la peonia,

el jardín se hará pequeño,
enmudecerá,
le habitará la noche,
deslumbrado de su extraordinaria belleza.

. . . Prometo contarlo
  




Como os decía, todo esto y más es lo que acontece en esta primavera hermosa de Marzo, en las macetas y jardineras de mi jardín, que es mi terraza. Es un festival de luz y color que se manifiesta en irrefrenables y poéticos estallidos que puedo gozar con casi todos los sentidos, y también capturar, con la ayuda de una lente fotográfica, lo que la vista no alcanza.
En todos los interiores hay versos, esencias, cosas bellas . . . universos que esperan ser descubiertos.

  
 Me muero por ver el de  Mayo. . .




lunes, 28 de marzo de 2016

COMO LUNA CRECIENTE


MÚSICA QUE CURA EL ALMA
PARA TI




TAMBIÉN LA POESÍA LA SANA


SOY LLENA DE GOZO

Soy llena de gozo,
llena de vida,
cargada de energías
como un animal joven y contento.
Imantada mi sangre con la naturaleza,
sintiendo el llamado del monte
para correr como venado desenfrenadamente,
sobando el aire,
o andar desnuda por las cañadas
untada de grama y flores machacadas
o de lodo,
que Dios y el Hombre me permitieran volver
a mi estado primitivo,
al salvajismo delicioso y puro,
sin malicia,
al barro, a la costilla,
al amor de la hoja de parra, del cuero,
del cordero a tuto,
al instinto.

Gioconda Belli

ÁNGEL GONZALEZ-Poesía

Escultura de Luis G.Miras


Muerte en el olvido

Yo sé que existo
porque tu me imaginas.
Soy alto porque tu me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa.
Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
-oscuro, torpe, malo- el que la habita...

Angel Gonzalez




miércoles, 23 de marzo de 2016

DECLARACIÓN DE AMOR DE JESÚS A MERCEDES

Cuando se lleva compartiendo una una larga vida con otra persona, con la complejidad de los sentimientos participando de todas y cada una de las experiencias, creciendo juntos, también con la dificultad añadida de una enfermedad grave instalada en uno de los cuerpo -padecida en diferente medida y grado por ambos- Cuando el corazón siente ternura y gratitud y es capaz de expresarlo, y la cabeza juicio y cordura, así se cuenta ese amor: sin postureos, ni estribillos falsos, valiente, auténtico, generoso, humilde, sincero, contenido, desnudo. . .

Margot Homan



Esta es una hermosa carta de amor, también de gratitud y respeto no solo a Mercedes, si no también a la mujer, y sobre todo a la vida en pareja: esa experiencia de luces y sombras, de comunión y desacuerdos, de acompañamiento y soledades. 
Elena 


La vida no ha sido fácil y el amor tampoco lo es. La vida nos pone a prueba ese amor. Espero haber superado esa prueba de la manera en que tú mereces. Lo complicado de la vida es que puede ser qué aquello que te pone a prueba y aquello que te salva va unido y la huida del problema puede suponer, sin tú esperarlo, la caída en un pozo futuro en el que puedes terminar ahogado. El amor es tan complejo que llevado a su máxima expresión pone sobre la mesa las múltiples caras de uno mismo. Soy consciente de que eso he sido yo, el árbol al que te arrimas para evitar la lluvia y aquel que puede atraer el rayo, el abrazo que te da confianza y aquel que a veces te infunde temor, la mirada que te ama y la que parece odiarte. Es tanto lo que hemos vivido juntos, tantas las pruebas a las que nos ha sometido la vida y seré siempre tan inexperto en esa vida, serán tantos mis errores, tantas las equivocaciones que cometeré, seré tantas veces el extraño que desconoces, aquel que acumula en su interior tanto pedregal, aquel tan difícil de comprender.



Te quiero sin saber quererte del todo, ¿seré siempre un novato que en su ignorancia hace daño? Saber amar es el gran examen que nos encontramos en la vida y son tantos los gestos que su aprobado exige, es tanta mi torpeza, son tantos los motivos por los que la vida viene a imponerte la petición de perdón, que no sé si verdaderamente puedo hacer honor a la utilización de esa palabra y verterla aquí sin llegar a plantearme tantas preguntas que exigirían respuestas. El amor no es una avenida luminosa sino un camino también plagado de sombras y en ellas sigo siendo un niño que desconoce hacia dónde marchar, que se descubre tropezando y arrastrando consigo a las personas que le rodean y quieren. No puede uno levantarse como si nada hubiera ocurrido y dejar que el tiempo sin más cicatrice las heridas. Sé que ha de formar parte de ese amor humillar la cabeza alguna vez y reconocer los errores y derramar lágrimas y dejarse coger de la mano para que te orienten en el camino y te puedas sentir protegido. Te quiero como no puede ser de otra manera, formas parte de mi, sin ti no tendría la mayor proporción de lo bueno que yo pueda tener; tú me has abierto puertas y me has empujado para que las atraviese, eres la ligazón que has logrado que ayer y hoy, a pesar de mí, me rodeen seres queridos y que has creado el ambiente necesario para que yo pueda cortar los nudos gordianos que he podido encontrar en el camino.



Te quiero incluso cuando te odio, cuando siento arrancar de mi pecho de forma cruenta algo que me pertenece es en ese momento también cuando experimento la necesidad de abalanzarme sobre ti para protegerte. Qué daño puedo desearte, mi bien, si yo ya soy tú, si tú ya te has consolidado en mi instalándote en todos mis rincones, ya sean más claros o más oscuros, por el simple hecho de ser míos otorgándome por ello la seguridad que necesito y de la que dices carecer. Tanto te has desprendido de ti para dármelo, tanto has reducido tu mundo para acrecentar el mío que quizás no seas consciente de tu grandeza, mi pequeña y gran compañera. Son mis sonrisas también las tuyas porque tú me las haces surgir, son mis sueños los que tú has echado a volar aventándolos con ello para dejar volar la paja que a veces nubla mi pensamiento. Te quiero y en ese querer establezco mi principal proyecto de vida, hoy que mis miembros se detienen pero tú les das aliento para que vivan, hoy que me amenaza el desierto en donde tú estableces oasis para que yo pueda respirar; te quiero cuando la noche parece llegar porque tú te empeñas en generarme siempre nuevos amaneceres. 

El autor de la declaración es Jesús Mora y este es su Blog que yo sigo


viernes, 18 de marzo de 2016

SE BUSCAN PERSONAS QUE SEPAN VOLAR

Que bonito es estar loco y andar suelto




No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero,
al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco
o con un aliento insecticida.
Soy perfectamente capaz de soportarles
una nariz que sacaría el primer premio
en una exposición de zanahorias;
¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible-

no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar.
Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!
Ésta fue -y no otra- la razón de que me enamorase,
tan locamente, de María Luisa.
¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos?

¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo
y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma!
Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina,
volaba del comedor a la despensa.
Volando me preparaba el baño, la camisa.
Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...
¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando,
de algún paseo por los alrededores!
Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado.
"¡María Luisa! ¡María Luisa!"... y a los pocos segundos,
ya me abrazaba con sus piernas de pluma,
para llevarme, volando, a cualquier parte.
Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia
que nos aproximaba al paraíso;
durante horas enteras nos anidábamos en una nube,
como dos ángeles, y de repente,
en tirabuzón, en hoja muerta,
el aterrizaje forzoso de un espasmo.
¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera...,
aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas!
¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes...
la de pasarse las noches de un solo vuelo!
Después de conocer una mujer etérea,
¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre?

¿Verdad que no hay diferencia sustancial
entre vivir con una vaca o con una mujer
que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?
Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender
la seducción de una mujer pedestre,
y por más empeño que ponga en concebirlo,
no me es posible ni tan siquiera imaginar
que pueda hacerse el amor más que volando.


Oliverio Girondo

jueves, 17 de marzo de 2016

EL ECO DE LA VOZ INTERIOR







Hay un remolino de agua donde las palabras se hacen dulces,

donde las palabras se hacen lentas y claras
como profundidades

Hay un lugar en el espacio donde la voz os resuena,
donde la voz os rodea y seduce
como si gritárais en una cueva

Si esto os digo es para sinceraros
con vosotros mismos

No queráis descubrir qué fuerzas os mueven

Hay la vida y la muerte, inmutables

Lo demás son palabras

Amaos, hermanos, por lo que os duele y os hechiza



Miquel Martí i Pol
"Quince Poemas"


Versión de Adolfo Garcia Ortega

domingo, 13 de marzo de 2016

EL ÉXITO







El éxito más que entenderlo como un fin es para mi el desarrollo constante de un trabajo personal bien hecho, que se construye desde nuestro centro con un propósito claro y firme. Para que este trabajo sea exitoso es fundamental quererse y creer en uno mismo sin necesidad del aplauso externo.

Tiene más que ver con un estilo de vida integral y equilibrada que con los tentadores modelos que sobre el éxito  nos proponen desde afuera y que basan el triunfo en la obtención de bienes materiales y posicionamiento social, y lo hacen compitiendo, casi nunca colaborando.

Si bien no existe nada malo en lo anterior, si es necesario reflexionar sobre cual es nuestra conveniencia y nuestro propósito; definir que es para nosotros el éxito y sobre todo  como queremos conseguirlo, para quizás llegar a la determinación que las claves tienen una dimensión más profunda de lo que pensamos o nos hacen creer.

Valorar de donde partimos es un buen principio,  si lo hacemos con sinceridad seguramente tendremos muchos mas motivos de agradecimiento que de descontento.

Disfrutar cada momento con lo que hacemos es esencial y se logra estando más centrado en ser que en hacer. Vigilando los pensamientos, son la base fundamental  de nuestros logros. Debe  haber también una clara sintonia entre nuestro estado interior y nuestro comportamiento exterior. Competir con nosotros mismos es otra de las claves: superarnos día a día,  para obtener la mejor versión de nosotros mismos. Apuntando tan alto como nuestros sueños nos permitan: si te atreves a soñar en grande, grandes serán tus resultados

Si basas tu experiencia en la alegría y el propósito y lo haces con fe en ti mismo y tenacidad, tienes el éxito asegurado. 
                                                                                                                                                                                   
 Elena
   

martes, 8 de marzo de 2016

Y DIOS ME HIZO MUJER

Va dedicado mi pequeño homenaje de hoy a todas las mujeres, especialmente a las que como esta gran poeta nicaraguense representan el coraje, el amor, la libertad de mente y espíritu, la autenticidad, la lucha y el espíritu de superación, la que se siente orgullosa de su condición de mujer y lo canta, la amiga, la que habla de sus curvas, de su sexo y su sexualidad sin miedos, la que aprecia el verdadero valor de un amigo, la desolada, la gata fiera, la insegura gacela, la poeta, la brillante, lúcida, madre, la eternamente joven, la completa, la auténtica Gioconda Belli.
                                                                                                                                                              elena larruy


Catrin Welz-Stein


Y DIOS ME HIZO MUJER

Y dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

Gioconda Belli

lunes, 7 de marzo de 2016

DESNUDA LA TRISTEZA




CATRIN WELZ-STEIN


Muchas veces la desesperanza se viste de escarcha,
de espuma,
de hoja seca
y es que hay un traje para cada tristeza,

pero a mi me gusta desnuda,

 la que como la piel muda.

Pese a toda predicción y calculo
una cosa sí es cierta:
que en todas las estaciones hay una primavera.

elena larruy


DESNUDA LA TRISTEZA




CATRIN WELZ-STEIN


Muchas veces la desesperanza se viste de escarcha,
de espuma,
de hoja seca
y es que hay un traje para cada tristeza,

pero a mi me gusta desnuda,

 la que como la piel muda.

Pese a toda predicción y calculo
una cosa sí es cierta:
que en todas las estaciones hay una primavera.

elena larruy


miércoles, 2 de marzo de 2016

ME LLENAS DE TERNURA

NO IMAGINO EL PARAÍSO SIN TI



Hermoso poema de  Mario Benedetti, interpretado por Sandra Mihanovich  que he adaptada a este vídeo y que bien pudiera haber estado escrito pensando en el mejor animal de compañía del hombre: el perro. Su lealtad, su bondad, sus maneras amables, afectuosos, también su fidelidad y su inestimable compañía. Sin duda el mejor de los amigos y la mejor de las medicinas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...