martes, 22 de noviembre de 2016

DIOS Y LA FOTOGRAFÍA DE SALGADO

Sebastiao Salgado, fotógrafo brasileño, dice no creer en Dios ... ja ja,  no para de hablar de él: está presente en todas y cada una de sus imágenes. Que más da la forma que vistamos o tenga el  dios particular de cada uno de nosotros, nadie va a convencer a nadie. Mi dios es como el tuyo Sebastiao,  tú lo llamas racional porque crees y manifiestas que todo lo que existe es fruto del desarrollo y evolución de las especies, como nos lo cuenta la ciencia. Sin embargo  hay otras muchas leyes universales, de ese orden que señalas, que no alcanzamos a comprender -como también apuntas-  que se sienten con fuerza y firmeza y que nos conectan e identifican con el alma de todo lo que existe y es. 


DIOS Y LA FOTOGRAFÍA

Sebastiao Salgado



Hablas de dios cuando observas la naturaleza mientras persigues la luz y te maravillas contemplando tu planeta, con las erosiones de esa montañas de Alaska,   conectado a cada una de sus partes y de las especies vegetales y animales que la habitan.










Y desde ese altura y en otras profundidades, en estado elevado de gracia, puro y sagrado -como a otros nos gusta llamarlo- se encuentra y vive tu dios y el mio, que son los mismos, y no porque la ciencia y los  científicos no lo nombren es menos verdad o no existe.






Cuando nos centramos en un único propósito, desde el silencio y la quietud, logramos lo que tu nos cuentas,  atrapando la pata de la iguana con tu lente macro -después de largas horas de espera-  que puedes admirar su perfección, comparar la semejanza con tu mano y con la mano de malla del guerrero medieval, lograr la conexión con el otro: en cada minúscula parte de esa mano está él y estás tú, en cada rasgo de esos cuerpos, de esas vidas que fotografías, a los que te aproximas con oficio, amor y respeto, vive dios y lo escuchas y le hablas ... y nos lo cuentas para nuestro gozo y disfrute.



Y despiertas en nosotros la compasión ...




La desesperanza ...





Porque tus imágenes tienen alma, están vivas. 






Logras que actor y espectador dialoguen y se interroguen.






Se asemejen en fiereza





Se sorprendan





Yo también soy prima de la iguana, la tortuga, el guerrero, la hoja, cuando estoy frente a la iguana, la tortuga, el guerrero, la hoja... me siento igual que la iguana, la tortuga, el guerrero, la hoja. . .









Si veo a dios en su mirada, es por que está en él, en ti y en mi







No hay palabras, ni discurso ... 





... lenguaje universal 




Instinto, pureza, raza, dialogando





Verdad






Respeto








La vida que os espera ¿donde os llevará?






¿Se muere como se vive? ¿Cual es la pregunta? ¿Cual la respuesta?






Todos y cada uno de esos cuerpos son el centro del universo








Por eso cuando afirmas: Yo no soy creyente, no creo en dios... ni yo ni Pessoa te creemos, él te lo explicaría de manera hermosa en un poema yo solo te lo digo de forma sencilla y llana: he visto a dios en tus fotografias.










No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...