miércoles, 17 de agosto de 2016

ASISTIR AL CORAZÓN



artista-Ed Fairburn


                                      Distraída en mi cordura
                                      atiendo razones de estado
                                      que necesitan consejo.

                                      Nada más lejos de mi intención
                                      convocar a la cabeza
                                      ¡tan sesuda y juiciosa ella!

                                      Este dolor no necesita
                                      explicación alguna: 
                                      ni argumentos ni razones  están convocados.

                                      Cuando sea oportuno,
                                      solo ¡quizás!
                                      este corazón varado en el puerto de la desdicha
                                      atienda siervos argumentos: 
                                      con sus notas, letras y acompañamientos,
                                      de esa lógica cansina que teoriza sin nada aclarar,
                                      a un alma  convaleciendo en pena.

                                      Otras son las voces
                                      otros los destellos
                                      otra la maestra que atiendo
                                      cuando acudo al silencio;
                                      y entre sus líneas,
                                      discreta, rauda,
                                      la intuición habla;
                                      y lo hace segura, sin requiebros,
                                      directa sin dudas,
                                      como el agua del río,
                                      que discurre, moja ... penetra.

                                     Cuando el  corazón doliente
                                     sereno, en atenta escucha confía,
                                     abre puertas, ventanas,
                                     iza  persianas para  que entre el día
                                     y arrastre su duelo,
                                     con ese aire renovado de sentimientos
                                     y  sabios consejos.


                                     Es la intuición la excelencia,
                                     la voz soberana sin séquitos,
                                     la entrenada consejera de los aciertos
                                     de todas las causas
                                     la doctora que en un palpito maestro 
                                     deja su regalo:
                                     diagnóstico y tratamiento.
                                                elena

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...