miércoles, 30 de marzo de 2016

FESTIVAL DE PRIMAVERA

Ocurrió hace unos días,  en una jardinera de mi terraza. . .
Se hizo la luz









Como fuegos de artificio,
estallando están
 las caléndulas
 en mi jardín





 de una gran fiesta se trata . . .




Flores a punto de reventar,
 rasgando están  sus vestiduras




 
y es que . . .

¡Marzo alumbrando está   
la primavera! 

. . . no tiene espera




inconfundibles pétalos naranjas,
 luminosos amarillos,
 todos,
 -antes de que mi gozo se desvanezca-

volarán






 dejando desnudo
 el bello botón al que estaban sujetos.




 Otro estallido justo al lado tiene lugar,
 en la misma carrera:

son los geranios,
 a punto están de reventar 
  




 los fucsias,





los  delicados rosas abrieron ya,






  los malvas con sus estambres  tiesos,




la pureza de los blancos 




  insectos atraídos por su hermosura.




Huyendo están las passifloras, 

 no quieren competir con su belleza,
enredadas en sus curvas se alejan,

entre paredes y hojas trepan.

Su flor se abrirá en abril.




Es de las más bellas,
su geometría es pura poesía,

 en mi cara una sonrisa,
no se si cuando las miro
o cuando me miran.


Y entre mis elegidos:
los cactus,
 todos  tiene mi favor.





 Pudiendo ser arrogantes no lo son:

 fuertes, resistentes, constantes,
 de arquitectura inteligente,

tan perfectas como delicadas son sus flores,

 que desapercibidas pasan,
 a ojos de insignificante mirada.





Mis amados cactus
son  ejemplo en mi terraza de saber estar,

 agradezco su lealtad, paciencia, paz y fortaleza,

 maravillada estoy   todo el año
 con el encanto
 de sus deliciosas flores.





ellas son como las mujeres sabias:

que crecen en silencio
viven discretas
y mueren calladas.



Y que decir de los primeros brotes de las peonias:

las plantó él para mi
hace escasos días.




Exquisita y  magna flor,
que pronto asomará
con sus blancos rosados,
 deslumbrando paz y belleza.



Y entre el séquito de lujo,
a modo de hierbajo,  esta tierna criatura brotando está



se abre  paso caprichosa,
segura de sus encantos.

Me conmueve imaginar la forma y el color que su flor tendrá




Desde hace pocos días la salvia se apuntó al festival






sus  deliciosos brotes como cohetes
apuntando al cielo están,




Más y más belleza me dan.

Singulares  flores  
 con sus translúcidos azules adornan la terraza.






Pero volviendo a los geranios,
¡que alegría verlos  crecer en racimos día a día!

¡Mi mirada y mi mano 
llegan a ellos antes que las abejas!





Mi deseo ahora es,
  ver nacer  la flor de la peonia,

el jardín se hará pequeño,
enmudecerá,
le habitará la noche,
deslumbrado de su extraordinaria belleza.

. . . Prometo contarlo
  




Como os decía, todo esto y más es lo que acontece en esta primavera hermosa de Marzo, en las macetas y jardineras de mi jardín, que es mi terraza. Es un festival de luz y color que se manifiesta en irrefrenables y poéticos estallidos que puedo gozar con casi todos los sentidos, y también capturar, con la ayuda de una lente fotográfica, lo que la vista no alcanza.
En todos los interiores hay versos, esencias, cosas bellas . . . universos que esperan ser descubiertos.

  
 Me muero por ver el de  Mayo. . .




Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...