viernes, 12 de junio de 2015

CORREGIR LOS INSTINTOS DEL CORAZÓN


El entusiasmo no carece de peligros y, abandonado a sus propios recursos, puede conducirnos a la temeridad. Cuando la pasión se desboca, sentimos deseo, una fuerza muy poco relajada. Cuando el deseo empieza a abrumarnos, se pierde la sensación de auténtica pasión.  Para volver a nuestro cauce, podemos aplicar el freno de la razón: el uso de la inteligencia para corregir los instintos del corazón. También podríamos tener en cuenta la moderación. Aristóteles tenía fe ciega en el << punto medio>>, es decir, en no apartarse del camino del centro. La pasión, entendida, como dar en lugar de consumir, es una virtud, no un instinto. Concíbela como un rio encauzado a orillas de una ciudad. Fluye libremente, pero en lugar de echar a perder la agraciada obra maestra urbana, la mejora.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...